Flor cortada - Las Marismas de Lebrija

Las flores en cooperativa Las Marismas de Lebrija son producidas, principalmente, a orillas del río Guadalquivir. Para ser más concretos en la localidad hispalense de Lebrija (Sevilla), en el Sur de España.

Desde nuestra incorporación, en 1989, al sector de la flor cortada, la máxima obsesión que nos ha acompañado ha sido la de producir clavel y mini-clavel de la mejor calidad.

Nuestra línea de trabajo siempre se ha basado en una estrecha colaboración entre productores, trabajadores, suministradores de material vegetal y clientes para la puesta en el mercado de las mejores flores.

Los productos de Marismas de Lebrija, desde la planificación de siembra hasta la recolección y entrega en nuestras instalaciones, pasan por un riguroso control por parte de técnicos con gran experiencia en el sector. En nuestro centro de manipulación se procede, por parte de los controladores, a un minucioso examen de calidad. Una vez realizada la selección y preparación, las flores pasan a las cámaras de refrigeración y al día siguiente son enviadas hacia los puntos de destino. Es así como garantizamos la absoluta frescura de nuestros productos.

Asimismo, Marismas de Lebrija desarrolla programas de formación para socios y trabajadores con el fin de mantener el máximo nivel de profesionalidad y garantizar así la consolidación, el crecimiento y la satisfacción de todos los clientes.

El clavel y el mini-clavel son actualmente nuestros principales cultivos, de ahí que ofrezcamos un amplio surtido de variedades y colores de las distintas especies.

Hoy día contamos con más de cien productores con gran experiencia en el manejo del cultivo de flor cortada.